15 feb. 2012

Capitalismo vs Socialismo en un cuento (I).


15/feb/2012-En una zona habitada por cerca de 50 personas, existía un hermoso valle. Un buen día Juan y Jesús, 2 hombres inteligentes y astutos, comprendieron que aquel lugar representaba una verdadera joya y en consecuencia se lo adjudicaron. Plantaron cercas limítrofes, transformaron el entorno derribando árboles, allanando el terreno, construyendo nuevas instalaciones.

La comarca ganó nuevos servicios de gastronomía, bellas instalaciones para el descanso y la recreación. Pasados los años, Juan y Jesús, ganaron mucho dinero; el suficiente para vivir con mucho más de lo necesario. Tenían una acomodada vivienda, transporte asegurado, enviaron a sus hijos a estudiar a la ciudad y también tenían fama como hombres de negocios.

Plantearon a todos la necesidad de organizarse como las grandes ciudades y colocaron al señor Quintín, al frente de la comunidad rural y le llamaron alcalde. A pesar de que la gente los aclamaba, nunca quisieron asumir la dirección de la aldea, para eso empleaban a Quintín, quien siempre era muy servicial y atento…

…con los ricos hermanos.

Pero un día, a causa de la avaricia y por no tomar las previsiones necesarias, el riachuelo, más allá de los límites del valle, se contaminó y afectó las cosechas de los pobladores. Las aves dejaron de migrar al lugar y el verde esmeralda del campo se tornó amarillento.

Pedro, un joven inquieto y trabajador de la aldea, propuso tratar con el alcalde el problema de las cosechas. Todos fueron ante el señor Quintín. El alcalde pidió calma, enumeró las cualidades y méritos de los hermanos Juan y Jesús, recordó el aburrimiento que vivía la región antes de que “surgiera el Valle y expresó que era inaceptable reclamar a quienes tanto nos habían dado.

Pedro inconforme propuso tratar el tema con los hermanos directamente, y allá fueron todos. Los ricos, con posibilidades reales de ayudar a resolver la situación, no solo se negaron, sino que despidieron a los padres de Pedro que eran trabajadores de su propiedad.

El joven desilusionado de estos “respetables” señores, se negó a aceptar la realidad con que había, incluso, nacido. Con el paso del tiempo encontraba menos respuestas:

¿Por qué son dueños del Valle?
¿Es que un Valle puede ser propiedad de alguna persona?
¿Por qué no les preocupa que se contamine el río?
¿Tenemos que soportar tranquilamente perder nuestras cosechas?
¿Acaso no somos la mayoría?

Y aquí justamente amigos, surgió un sentimiento social, de rechazo  a la privatización y a los dioses intocables del capital que se llamó: Socialismo.

Pedro se convirtió en líder de los restantes 47 hombres pobres de la región, entre todos derribaron las cercas y los persiguieron furiosos. Finalmente, despojaron a Juan y Jesús de sus propiedades, o redactado de otra forma, recuperaron lo que Juan y Jesús se habían apropiado sin pensar en los demás. Ahora el Valle pertenecía a los 47 hombres del pueblo, y no a los 50 porque los ricos hermanos huyeron hacia un poblado vecino, junto al alcalde Quintín. Al final no fueron felices todos como en los cuentos de Hadas, pero sin lugar a dudas 47 es mayor que 2.

Continuará….

En el próximo, trataremos de cómo el valle decayó por la falta de conocimientos de administración de los aldeanos.
*Imagen tomada del sitio "Acerca de Internet".


 !Hasta la próxima!,
seguiremos, deBATEANDO.

1 comentarios:

Déjame adivinar: ¿Es ése el socialismo que hay en Cuba?

Publicar un comentario

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More